Swinging on Svadhisthana (en Español)

¿Alguna vez habéis reflexionado sobre la influencia del baile sobre los chakras, centro s que rigen nuestro cuerpo energético, y la repercusión que esto puede tener en la experiencia vital? Pues yo, que desde hace unos años me dio por bailar swing, sí.
Antes de nada, decir que no soy antropóloga y que lo que vais a leer es fruto de mi reflexión y experiencia. Tampoco soy una bailarina experimentada, solo una aficionada que disfruta mucho bailando. Lo que sí llevo son años de estudio y práctica del yoga y eso me ayudó a llegar a esta idea de que fue el baile, concretamente el swing, twist, boogie-woogie, rock&roll … lo que definitivamente influyó en la gran revolución sexual y explosión creativa de finales de los años 50 y 60. Esta forma de mover el cuerpo, especialmente la cadera, pudo desbloquear energía atascada y liberarla, permitiendo que, a un nivel casi global, tanto hombres como mujeres disfrutaran de una libertad que hasta entonces no estaba permitida.

Voy a focalizar mi atención sobre el 2º chakra, SVADHISTHANA. Por si no lo conocéis, os lo presento:
Está situado en la zona del sacro y parte baja del abdomen y está relacionado con nuestros instintos creativos e impulsos sexuales.
La palabra svadhisthana significa “la morada del ser”. El elemento que rige el segundo chakra es el agua, que está relacionado con la vida y su origen, con la creación y la creatividad.
También puede significar “dulzura” y ¿qué puede haber más dulce que experiencias vitales como la creación o la sexualidad?
Este chakra está representado por una flor de loto de 6 pétalos, su color es el naranja y su mantra es la sílaba VAM.
Un segundo chakra equilibrado produce creatividad, bienestar, abundancia, placer, dicha, conexión con las emociones y adaptabilidad al cambio, mientras que la falta de equilibrio en el segundo chakra puede tener como consecuencia la falta de motivación, de creatividad, también tristeza y apatía y dificultad para conectarse con las propias emociones, además de dificultad para adaptarse a los cambios.
En la práctica de yoga existen múltiples formas para equilibrar y alinear este chakra: cantar el mantra VAM produce una vibración que estimula, abre y alinea Svadhisthana, meditaciones , visualizaciones y también asanas que movilizan la cadera, posturas como Baddhakonasana (La Mariposa), Malasana (La Guirnalda), Janu Sirsasana (Postura de la Frente a la Rodilla), Eka Pada Rajakapotasana (Postura de la Paloma Real) son muy recomendables para que la energía creativa fluya de una manera libre a través de este centro energético tan vital.

Pero no todos los seres humanos practican yoga, ¿cómo es que hay gente tan creativa y tan vital por el mundo y en cada etapa de nuestra historia? Bueno, hay muchas formas de activar el segundo chakra y de mantener una relación mental y emocional saludable con la creatividad y el sexo. Por ejemplo ¡el baile! Bailar es un acto meditativo. La danza requiere atención plena con la que se logra un estado meditativo en movimiento. Tal y como pasa en la práctica de yoga, al principio hay un cómo, un cuándo, incluso un para qué y después de la dedicación a la práctica queda solo la conexión, “la comunión” con el presente y quien lo habita: el cuerpo, la música, el ritmo, y, si tienes la dicha de disfrutar de compañero de baile, todo él.
Te animo a que, además de tu práctica de yoga, pruebes a bailar y comprobar por ti mismo cómo se libera tu energía. ¡Es mágico!

 

About the Author

Montse Lominchar es líder del curso de Yoga Aéreo de Unnata, enseña Yoga Aéreo Unnata® desde 2010. Actualmente dirige el Centro Yogasadhana en Ciudad Real y colabora con diferentes centros impartiendo la formación de Yoga Aéreo Unnata en español.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *