Menstruación y Yoga

¿Cómo?  Acabo de verlo… ¡Un anuncio de compresas que absorbe incluso estando boca abajo!  ¡No puedo creer que una gran compañía de productos de higiene íntima haya diseñado unas compresas con esa maravillosa cualidad! Y de pronto me pregunto, pero, ¿quién, en su sano juicio, se pone boca abajo en su periodo de menstruación? A parte de las preciosas jóvenes que hacen el anuncio, con sus preciosas melenas extendidas hacia el suelo y colgando de un trapecio por sus preciosas rodillas… Las yoguinis desde luego que no (bueno, yo sí, lo confieso) Este tipo de compresas se habrán diseñado para trapecistas,  gimnastas,  acróbatas, contorsionistas, bailarinas, bomberos, militares, astronautas…. No para yoguinis porque practicar posturas invertidas, durante la menstruación, ¡todas sabemos que es un error de los gordos! Y, otra cuestión es, ¿la sangre no caía hacia la tierra? Me desconcierta y me invita a reflexionar e investigar.

Tengo 52 años y desde hace un par de años mi menstruación aparece y desaparece cuando quiere, a su amor. Creo que quiere decirme que, en unas de éstas, ya no volverá más y mi menopausia abrirá la puerta a otra fase de mi vida. Son muchos años recibiendo con amor su visita y aún recuerdo que en mi juventud  escuché muchas veces cosas como que con la menstruación no debías ni lavarte el pelo, ni ducharte, ni hacer mayonesa y una larga lista de cosas, unas más absurdas que otras, la verdad… Confieso que las hice todas, al principio con miedo de que me pasara algo realmente grave a mí o a mi mayonesa y, con el tiempo y mi propio criterio, las hice con la confianza de que solo eran cuentos de miedo, limitantes, que mantenían a la mujer bajo “control”.

Me pregunto si sucede lo mismo con las posturas invertidas del yoga. Quizás sea otro “mito” arrastrado de generación en generación desde que, según la mitología, el avatar de Shiva enseñó a su consorte, Parvati, la disciplina del yoga. El origen del yoga en este planeta, según el hinduismo.

Desde que practico yoga nunca he dejado de realizar, casi en secreto, asanas invertidas durante mi periodo menstrual. En ocasiones y dependiendo de mi energía, que variaba dependiendo del mes y el momento del ciclo, mis emociones y las condiciones ambientales, elegía asanas más tranquilas como Viparita Karani, o Sarvangasana, con o sin apoyo en pared y evitaba posturas que implican más acción muscular y consumo de energía, como Sirsasana o Pincha Mayurasana y en otras ocasiones mi cuerpo me pedía más, tenía energía contenida que tenía que “canalizar” para no liar una parda, mis humores y estados de ánimo necesitaban desahogarse y, sí, me atrevía con posturas más intensas.

Siempre sentí que estas posturas, independientemente de su dificultad o nivel de inversión, aliviaban la pesadez en las piernas, el suelo pélvico y el bajo vientre que sufría irremediablemente durante mi periodo menstrual y después de la práctica de una sesión completa, siguiendo mi propio sentir, me encontraba más neutra, más ligera y comprobaba que la sangre seguía su flujo, su camino, sin importarle la dirección que mi cuerpo había tomado por unos minutos.

Cuando hace 7 años descubrí el Yoga Aéreo Unnata, con sus muchísimas posibilidades de practicar posturas invertidas sin ningún esfuerzo, encontré el paraíso, el oasis, ¡la guinda del pastel! Durante mi menstruación y sobre todo en esos meses o momentos en los que andaba más baja de energía y ganas, podía practicar posturas invertidas sin consumir energía y recibiendo el beneficio de la descarga del suelo pélvico, piernas y abdomen que mi cuerpo tanto agradecía.

Este tema me interesa porque no creo que yo sea un bicho raro al que le encanta practicar una sesión completa de yoga, con sus posturas invertidas, sin pensar que tengo que hacer variaciones como si estuviera enferma. Y ahora que me despido de mi menstruación sentí la necesidad de encontrar una respuesta que me dijera que no lo había estado haciendo del todo mal. Me animó ver este anuncio que rompía con lo “aprendido” y empecé la búsqueda en mis libros, en Internet y haciendo consultas a personas sabias. Encontré respuestas en contra de esta práctica, ¡muchas! Pero también encontré muchas a favor, lo que me anima a pensar que lo de “no practicar posturas invertidas durante la menstruación” no es una verdad absoluta, que tiene su opuesto. Éstas son algunas respuestas que quiero compartir contigo:

Según parece, es el propio útero quien se encarga, por medio de contracciones, de bombear la sangre hacia el exterior del cuerpo, independientemente de la postura que adopte la mujer, eso explica que, cuando estás tumbada en la cama, sigas sangrando. También explica que las mujeres astronautas sangren en sus maravillosos viajes por el espacio, que puede ser un engorro, sí, pero nada más. “El flujo de sangre menstrual no se ve afectado por la ingravidez, así que no fluye de vuelta al cuerpo”, escribió recientemente la ginecóloga espacial Varsha Jain  en la web educativa The Conversation del King’s College de Londres.

En El Blog Alternativo, Geraldine Zambrano escribe: “a nivel médico no existen motivos para que las mujeres deban evitar algunas posturas durante el periodo, resalta Machelle M. Seibel, profesora clínica de ginecología y obstetricia en el centro médico de la Universidad de Massachusetts”. Machelle M. Seibel también es coautora del libro: A Womans Book Of Yoga

A la consulta sobre el tema a mi profesor de formación en yogaterapia, Dr. Miguel Fraile, me responde: “En principio no hay ningún riesgo para la práctica de posturas invertidas durante la menstruación. Únicamente si la mujer padece o ha padecido endometriosis podría estar contraindicada por el riesgo de implantación de células uterinas en el peritoneo. De no existir ese diagnóstico previo no hay inconveniente en la práctica de asanas invertidas durante la menstruación porque el tiempo que se mantienen, aunque sean varios minutos, no implican riesgo”.

Miguel Fraile es profesor y formador de yogaterapia, licenciado en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, con el título de especialista en Medicina Interna y autor de varios libros sobre medicina, meditación y yoga.

También pregunté a una ginecóloga, la Dra. Inmaculada González, del hospital de Santa Bárbara en Puertollano, Ciudad Real (España) y esta fue su respuesta: “En mi opinión no encuentro ninguna contraindicación desde un punto de vista fisiológico y anatómico para contraindicar la práctica de dichas posturas, puesto que lo único que podría ocasionar es el acumulo de sangrado menstrual en la vagina que sería expulsado a posteriori cuando la mujer se coloque en decúbito supino”.

Y, también consulté a la firma que pensó que era buena idea hacer compresas que absorbieran en postura invertida… sigo en espera de respuesta, por el momento.

Con respecto a que las energías de apana, o energías de salida, también se verían afectadas y son la excusa que muchos yoguis y yoguinis exponen para evitar estas posturas durante el periodo menstrual, mi reflexión me lleva a pensar que, así como nuestro cuerpo energético, Pranamaya kosha, está directamente relacionado con el cuerpo físico, Annamaya kosha, y mi cuerpo físico se organiza para que lo que tiene que salir, salga ¿por qué mi cuerpo energético no va a reconocer que lo que tiene que salir, sale así como lo hace mi cuerpo físico? ¿Está tan desconectado? ¿No será que los primeros que observaron y determinaron que no se debía practicar posturas invertidas durante la menstruación, fueron precisamente los primeros maestros, hombres que, aun con muchísima sabiduría y capacidad de observación les faltaba su propia experiencia, además de medios y conocimiento sobre la bioenergética de la mujer?

No sé, siento no poder desvelar la verdad absoluta sobre la menstruación y las posturas invertidas del yoga… Lo que sí sé es que, si eres mujer y escuchas a tu cuerpo, la mejor respuesta la tienes tú ;-)

Montse Lominchar

(Dibujos cortesía de Ana Martín, www.elrastrillodeanuskita.es)

About the Author

Montse Lominchar es líder del curso de Yoga Aéreo de Unnata, enseña Yoga Aéreo Unnata® desde 2010. Actualmente dirige el Centro Yogasadhana en Ciudad Real y colabora con diferentes centros impartiendo la formación de Yoga Aéreo Unnata en español.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *